Suspensión de la convocatoria 693 de Colciencias

Esta petición continúa el debate sobre las políticas de investigación de Colciencias y sobre la medición de los grupos de investigación.

Bogotá, 26 de enero de 2015 



Doctora


YANETH GIHA TOVAR


Directora de Colciencias


 


Doctora


DOLLY MONTOYA


Vicerrectora de Investigación


Universidad Nacional de Colombia


 


Doctor


ROMÁN CASTAÑEDA


Director de la Dirección de Investigaciones


Universidad Nacional de Colombia -Sede Medellín


 


Doctora


CONSUELO URIBE MALLARINO


Vicerrectora de Investigación


Pontificia Universidad Javeriana


 


Doctora


SILVIA RESTREPO RESTREPO


Vicerrectora de Investigación


Universidad de los Andes


 


Doctor


RICARDO SÁNCHEZ ÁNGEL


Decano de la Facultad de Ciencias Humanas


Universidad Nacional de Colombia - Sede Bogotá


 


Doctor


YOBENJ AUCARDO CHICANGANA-BAYONA


Decano de la Facultad de Ciencias Humanas y Económicas


Universidad Nacional de Colombia - Sede Medellín


 


Doctor


GERMÁN MEJÍA PAVONY


Decano de la Facultad de Ciencias Sociales


Pontificia Universidad Javeriana


 


Doctor


HUGO FAZIO


Decano de la Facultad de Ciencias Sociales


Universidad de los Andes


  


Respetadas y respetados colegas,


 


El grupo de investigación Prácticas culturales, Imaginarios y Representaciones (calificado A1 por Colciencias desde el 2010 y conformado por investigadores de la Universidad Nacional -sedes Bogotá y Medellín-, la Pontificia Universidad Javeriana y la Universidad de los Andes), después de deliberar cuidadosamente, ha decidido no participar en la Convocatoria 693 que esta entidad propone, por las razones que señalamos a continuación. En tanto no se cambien los términos de la convocatoria, nos mantendremos como grupo de investigación activo, tal como lo hemos hecho en los últimos 11 años, aunque no seamos calificados por Colciencias.


- Con los términos de la nueva medición, Colciencias pareciera delegar su responsabilidad como entidad de clasificación y medición de los grupos y los investigadores en manos de las universidades. Al delegar su responsabilidad, está dejando de cumplir una de las razones fundamentales de su existencia como entidad del Estado colombiano. Tal situación puede propiciar la realización de acuerdos específicos con las instituciones de investigación, que vulneran las características de unas reglas del juego equitativas para todos los investigadores y grupos que participan en la medición.


- Nos preguntamos si la manera como está planteada la convocatoria vulnera el principio constitucional de buena fe, en tanto supone de entrada el carácter fraudulento de la información que los grupos y los investigadores registran. La medición de esta convocatoria parte de la desconfianza frente a los investigadores y los trata como culpables hasta que demuestren lo contrario.


- Si bien no dudamos que en los casos de falsedad y plagio académico los responsables deban asumir las consecuencias, nuevamente nos preguntamos ¿qué sucedería con un investigador que considera su producto como resultado de investigación, pero no cumple con los criterios burocráticos para evidenciarlo debido a que en el momento de publicación no existían tales criterios de diferenciación entre divulgación e investigación? Nos preguntamos adicionalmente si para divulgar ¿no se necesita investigar?; para investigar ¿no se necesita divulgación del conocimiento? Pareciera que Colciencias entiende la divulgación y la investigación como elementos excluyentes, pero todos sabemos que se condicionan mutuamente.


- El tipo de medición que Colciencias está proponiendo no cumple con su misión institucional: el fomento de la investigación científica y del desarrollo tecnológico. Colciencias carece de una política de largo aliento que le permita cumplir su misión institucional y que posibilite a los grupos de investigación consolidarse. Para cada medición las condiciones son distintas e incluso pueden variar durante la convocatoria. La pasada medición va a tener menos de un año de vigencia y esto no se corresponde con la maquinaria burocrática que debe moverse para su realización.


- El modelo de evaluación de grupos e investigadores que Colciencias está proponiendo representa un real contrasentido en la academia. Colciencias quiere evaluar, pero sin leer. Por lo tanto recurre a tecnicismos y certificados que en caso de no estar elaborados según los criterios de Colciencias, serían de suficiente peso para negar el estatus de cientificidad e investigación. De esta forma, Colciencias está generando una política de evaluación mediante indicadores, rankings e indexaciones, pero sin tener en cuenta los contenidos ni las especificidades de las áreas del conocimiento. Vale la pena recordar que solicitarles a los investigadores los conceptos de evaluación editoriales, pidiendo además que estén firmados, va en contra de cualquier principio ético. Se supone que dichos conceptos deben ser anónimos; son confidenciales en cada editorial colombiana o de cualquier país del mundo. Colciencias contraviene con esta solicitud principios básicos de la confidencialidad académica, que de no reservarse, tendrían un impacto gravísimo para la cultura y tradición de evaluación de la ciencia.


- En los últimos años el apoyo que en términos de financiación o incentivos ha dado Colciencias a los grupos en Ciencias Sociales y Humanas ha sido escaso y cada vez tiende a disminuir, lo cual se puede constatar en el tipo de convocatorias que abren tanto para proyectos de investigación como para jóvenes investigadores. En el tiempo que nuestro grupo lleva calificado como A1 apenas si hemos recibido apoyo por parte de Colciencias y la promesa de una beca para joven investigador de la última convocatoria ha tenido gran cantidad de trabas burocráticas, razón por la cual el estudiante beneficiado no ha podido acceder a ella.


- Colciencias no ha logrado en todos estos años consolidar una plataforma funcional, amable y atractiva para sus usuarios; revisar un CvLac o un GrupLac es simplemente desalentador. Por ejemplo, en la última medición, cuando hicieron el cambio de plataforma, borraron o volvieron a versiones anteriores de la información de los grupos e investigadores. Contrario a esta situación, existen páginas académicas que son un buen ejemplo de la posibilidad de socializar y calificar la producción académica y en las que, por las características mismas de la plataforma, nadie dudaría de la existencia del producto: el producto mismo evidencia su veracidad, su calidad de investigación y existencia al ser vinculado mediante un archivo.


- Por último, la nueva convocatoria pareciera desalentar la existencia de grupos interdisciplinarios e interinstitucionales, pues hace casi imposible su medición en cuanto conseguir los avales de cada uno de los Departamentos y Universidades no es viable dadas las condiciones que cada una de estas instituciones tiene.


Partiendo de estas consideraciones, solicitamos:


1. La suspensión de la convocatoria.


2. Restituir el principio de responsabilidad a la entidad evaluadora y que éste sea consecuente con el principio constitucional de buena fe; y


3. Que Colciencias abra un espacio de interlocución real con investigadores de ciencias sociales y humanas, para identificar aquellas herramientas, estrategias y políticas que reconozcan la especificidad de la producción intelectual en ciencias sociales y humanas y logren brindarle su apoyo.


Invitamos a los investigadores nacionales e internacionales a apoyar esta reflexión y solicitud hecha a Colciencias. 



Cordial saludo,


 


Amada Carolina Pérez, directora del grupo de investigación, profesora Pontificia Universidad Javeriana


Max Hering, profesor Universidad Nacional de Colombia, sede Bogotá


Francisco Ortega, profesor Universidad Nacional de Colombia, sede Bogotá


Jaime Borja, profesor Universidad de los Andes


Óscar Guarín, profesor Pontificia Universidad Javeriana


Alexandra Martínez, profesora Pontificia Universidad Javeriana


Óscar Salazar, profesor Universidad Nacional de Colombia, sede Bogotá


Sebastián Vargas, investigador independiente


Paolo Vignolo, profesor Universidad Nacional de Colombia, sede Bogotá


Maite Yie, profesora Pontificia Universidad Javeriana


María Isabel Zapata, profesora Pontificia Universidad Javeriana


Camila Aschner, investigadora independiente


Hernando Cepeda, profesor Universidad Nacional de Colombia, sede Bogotá


María Eugenia Chaves, profesora Universidad Nacional de Colombia, sede Medellín


Marixa Lasso, profesora Universidad Nacional de Colombia, sede Bogotá

Sign Petition
Sign Petition
You have JavaScript disabled. Without it, our site might not function properly.

See our privacy policy.

By signing, you accept Care2's terms of service and agree to receive communications about our campaigns through email and other methods. You can unsub at any time here.

Having problems signing this? Let us know.